1/7/09

Pause al operativo regreso de Zelaya...

Aunque al final Zelaya suspendió su vuelta a Honduras, ya tiene comitiva de compañía: cual Liga de la Justicia, lo acompañarían Cristina Fernández de Argentina, Insulza de la OEA, el presidente ecuatoriano Correa y el de la Asamblea General de la ONU, Miguel D´Escoto.

Mientras tanto, en Honduras ayer hubo movilizaciones a favor y en contra del golpe. Todos los medios están de acuerdo en que crece el paro del magisterio (llega a paralizar una gran parte de las escuelas) y hay cortes de rutas en los caminos desde Tegucigalpa hacia las regiones del interior del país. Es difícil saber de la huelga general que supuestamente está en marcha desde el lunes, existe un cerco mediático importante y varias organizaciones sociales y de DDHH hondureñas denuncian que hay persecuciones y órdenes de captura contra dirigentes sindicales y sociales (donde Zelaya tiene mayor apoyo).

Lo que está clarísimo es que los golpistas hondureños, encabezados por Micheletti y el Ejército, están más solos que Bush el día del amigo: todos los organismos internacionales -incluida la ONU (que recordemos, apoya por ejemplo la invasión de Afganistán, o sea, no es un rejunte de izquierdistas precisamente) y la OEA (algo así como el Ministerio de Colonias de EEUU); el Banco Mundial (¡el-ban-co-mun-dial!) suspendieron los paquetes de ayuda financiera al país para aislar a los golpistas...
Todas estas son muestras del anacronismo de una acción política que carece de cualquier apoyo político. Sin embargo, al mismo tiempo, pone sobre el tapete una situación que han enfrentado otros gobiernos post-neoliberales, con tintes "progresistas" o "nacionalistas", como Venezuela o Bolivia, que enfrentaron en últimos años intentos de golpes, lock-out y derrocamiento, todos estos intentos dirigidos por fracciones burguesas que no están dispuestas a ceder un milímetro ni en sus ganancias ni en sus privilegios. Reductos reaccionarios con la piel erizada ante cualquier reforma democrática mínima o muestra raquítica de soberanía nacional...

1 comentario:

Andrea D'Atri dijo...

Como era de esperarse, Zelaya ya debe haber negociado vía la ONU, la OEA, etc. las condiciones del regreso, con los golpistas... que resultaron ser 72 hs. Lo que nadie dice es qué pasará si los golpistas no aceptan su restitución en ese lapso. ¿Cuáles serán las medidas que tomarán los organismos internacionales? Si aceptan dentro de ese plazo, no nos extrañemos en ver a Zelaya saludando desde la casa de gobierno de Tegucigalpa diciendo: "felices pascuas, la casa está en orden"