19/8/08

Otro Encuentro Nacional de Mujeres, pero distinto

La columna de Pan y Rosas y el PTS en la marcha de cierre

Este ENM fue parecido a muchos otros, pero distinto al mismo tiempo. Por primera vez hay dos documentos de la Comisión Organizadora, porque el PCR (como otras veces) trató de silenciar las voces de quienes no comparte su particular visión de la realidad atravesada por las peleas entre los capitalistas campestres y de la ciudad. Como lo hizo desde el vamos, en el encuentro también se alineó con la Sociedad Rural intentando disfrazarla de "rebelión agraria", y como ya sucedió, tuvo un pequeño séquito de seguidoras...
Pero lo que fue distinto es que la otra voz no sólo no se calló sino que se potenció en respuesta a sus intentos de división y silencio. Empezaron con el pie derecho (y siguieron rengas con esa pierna durante todo el encuentro, para no desentonar con su baile en la Sociedad Rural), pero les salió el tiro por la culata... Después impedir a fuerza de acallar y algún que otro forcejeo, tuvieron que quedarse calladitas mientras en cada uno de los talleres las cabecitas violetas insistieron una y otra vez que Ni k ni campo, que no íbamos a aliarnos con los que explotan las obreras y obreros del ajo, que no íbamos a saludar ningún pataleo de los que mantienen a rajatabla el estatuo del peón rural sancionado por la dictadura militar. Si antes no se podía hablar del derecho al aborto, de la injerencia de la iglesia católica en nuestra vida, si antes no se podía "dividir" la unidad con el gobierno, ahora no podía dividir la unidad con la patronal de la soja y los churrascos.
Como se ve en esta búsqueda peculiar de la unidad que hace el maoísmo argentino cualquier burgués cae en la bolsa, lo que nunca entra en su bolsa es la unidad de los trabajadores y trabajadoras... Miento, sí se puede hacer unidad en la clase trabajadora también, ¡siempre y cuando haya algún burócrata dispuesto!
Antes del Encuentro, desde Pan y Rosas decíamos que había que levantar una posición independiente del gobierno y también de las patronales del campo. Y es verdad que la unidad para levantar esta posición no fue, ni es (y bueno, puede ser que no sea en el futuro tampoco) fácil porque muchas veces nos encontramos con mezquindades, pero sí es posible hacerlo y todas nuestras fuerzas en este Encuentro apuntaron hacia ahí, y por eso se potenciaron.
Antes del Encuentro, desde Pan y Rosas decíamos que estaba en nuestras manos luchar por nuestros derechos... Dicho y hecho, y las manos fueron muchas más de las que esperaban.

Y de yapa, las obreras y obreros de Zanon mostraron una vez más la enorme solidarida con su lucha por la expropiación definitiva, la única solución de fondo para los 7 años de gestión obrera que ya ha dejado más que claro que una fábrica no necesita patrones, lo único que necesita es a quienes la hacen funcionar.
¡EXPROPIACIÓN YA!

2 comentarios:

Ma. Candela dijo...

Actividades como estas son un aliento para continuar en la lucha por el ejercicio y cumplimiento nuestros derechos. Las leo desde Ecuador!

Pauline Roland dijo...

Hola! Lamentablemente no me hice tiempo para ir al Encuentro, que por lo que veo estuvo muy bueno. Estuve en Buenos Aires, despues de dos años, pero eso me tuvo con una "agenda cargada" de visitas y encuentros con amigos y familiares.
El viernes estuve viendo lo de Pan y Rosas y lo subi al blog. Felicitaciones! Saludos, Paula