21/2/08

El cortejo sindical


Hillary se fue transformando de a poco en esa persona en las fiestas a la que nadie le habla, la dejan de lado… Pero lo peor es que ella estaba acostumbrada a ser la persona que cuenta todos los chistes festejados, la que sacan a bailar todo el tiempo.

Hay otro “chico lindo” en el baile, con el que los sindicatos quieren bailar, robarle una sonrisa, traerle una porción de torta, y ese “chico lindo” es Barack Obama.

La historia del Partido Demócrata y los sindicatos se remonta décadas atrás. Salvo algunas excepciones, los trabajadores y las trabajadoras de Estados Unidos han votado tradicionalmente a los demócratas, prestándole apoyo financiero y militantes sindicales.
Lo que no quiere decir que la base de los sindicatos sea convocada a discutir y decidir sobre el apoyo a los candidatos y cosas por el estilo.

Los sindicatos que apoyan a los demócratas

Mucho se ha habla de los “blue collar” (esto es por el cuello azul del uniforme para trabajar), trabajadores manufactureros. Se distingue así un amplio sector de la clase obrera americana que trabaja en las automotrices, en las procesadoras de alimento, etc. Los salarios de estos trabajadores están estancados desde 1979, y las sucesivas crisis han ido corroyendo las condiciones laborales, eliminando la seguridad del empleo, los planes de salud y beneficios sociales.

En esta “erosión” han sido de gran ayuda los sindicatos industriales como la UAW (sindicato de las automotrices). Solamente miremos para atrás unos meses y nos vamos a encontrar con el acuerdo que negociaron con las “Tres Grandes” (General Motors, Ford y Chrysler)… para resguardar las ganancias patronales, amenazadas por la larga crisis de este sector y en contra de los intereses de los trabajadores y trabajadoras
.

Pero vayamos a otros sindicatos que se pintan de progresistas, como el WFC (sindicato de comercio y alimentos), con discurso “de cambio” (recalcamos discurso porque cuando hubo que levantar, levantaron. Este sindicato, junto al más grande de EEUU, el SEIU-UNITE (empleados de servicios, hoteles, restaurantes y otros) se fue de la AFL-CIO en 2005, para formar algo parecido a la AFL-CIO pero con mejor reputación.
Estos dos últimos sindicatos, WFC y SEIU-UNITE tiene una amplia base de origen latino, porque concentran a trabajadoras y trabajadores de los servicios.

En estos días se publicó la adhesión de la coalición "Change to Win" (son los que se fueron de la AFL-CIO).


Volviendo al tema electoral


Siempre el pre-candidato demócrata debe recoger el apoyo sindical, algo más o menos folklórico ya que no existe tal cosa como una asamblea, o al menos una votación para decidir a qué candidato se apoya (salvo alguna extrañísima ocasión). El tema es que en medio de esta carrera tan apretada, el apoyo de los sindicatos, así como de cualquier otro sector, es mucho más valioso por lo difícil de la nominación partidaria.

Hasta antes que empiecen las primarias todo indicaba que (la burocracia de) los sindicatos iban a seguir la línea del establishment partidario y dar su apoyo a Hillary Clinton, especialmente aquellos sindicatos de base latina y que los “blue collar” se inclinarían por la candidata.

Sin embargo, el apoyo de los Teamster
(trabajadores del transporte) a Obama es la tercera adhesión que logra entre los sindicatos. Ya había conseguido el apoyo de SEUI (aunque primero apoyaba a Edwards, hoy retirado de la carrera y el WFC. Algo de los métodos de elección de candidatos se pudo ver en el caucus de Nevada, donde simpatizantes de Obama y Clinton se trenzaron por este tema, incluso con acusaciones de aprietes para ir a votar.

La carrera sigue, y siguen las noticias amargas para los trabajadores: contra las mentiras de la burocracia y la patronal en la huelga de General Motors de que si “todos nos sacrificamos un poco, nos va a ir mejor”, la empresa anunció que le fue horrible en 2007
y que se van a eliminar 74.000, y gracias a la UAW se eliminó la cláusula de seguridad laboral en las “Tres Grandes”. Así que partir de ese momento, ninguna está obligada a garantizar los puestos de trabajo, puede despedir tranquilamente, transformando a miles de trabajadores en blanco de las consecuencias de la crisis en curso…

2 comentarios:

Pauline Roland dijo...

Celeste, ¿vos trabajás en política internacional? Me pareció muy interesante el post y te aviso que robo la foto (brillante focus!)y linkeo a tu blog.

Celeste Murillo dijo...

Eso intento!!!! Sobre todo movimiento obrero y sindical de EEUU, sobre todo latinos e inmigrantes. Saludos!